Golf GTE
Golf GTE

La propulsión híbrida enchufable del Golf GTE consta principalmente de un motor turbo de gasolina de 1,4 litros (TSI como EA211) con 110 kW (150 CV), el módulo híbrido con motor eléctrico (85 kW) y un cambio DSG de 6 marchas (DQ400e), así como una nueva batería de iones de litio. El sistema de propulsión desarrolla una potencia máxima de 180 kW (245 CV) y un par máximo de 400 Nm. En comparación con los modelos anteriores, se ha aumentado considerablemente la autonomía puramente eléctrica, que ahora se sitúa alrededor de los 60 km. Los ingenieros de Volkswagen han conseguido este aumento de la autonomía mejorando la aerodinámica del Golf y aumentando un 50 % la capacidad energética de la batería hasta alcanzar los 13 kWh. De forma puramente eléctrica, puede circular hasta a 130 km/h. El Golf GTE siempre puede arrancar con el "E-Mode" eléctrico si la batería está suficientemente cargada. Si la capacidad energética de la batería cae por debajo de un determinado nivel o la velocidad aumenta a más de 130 km/h, la propulsión cambia al modo híbrido. En el modo híbrido, mediante tres símbolos en la pantalla del sistema de infotainment, el conductor puede seguir manteniendo el estado de carga de la batería (con el símbolo =), puede aumentarlo (flecha hacia arriba "∧") o puede reducirlo a un nivel concreto (flecha hacia abajo "∨"). De este modo, por ejemplo, se puede entrar a una zona urbana de forma eléctrica y, por lo tanto, sin emisiones, después de un largo viaje. Para asegurar la capacidad energética de la batería en el destino, el gestor de la batería también tiene en cuenta de forma predictiva y proactiva los datos de carreteras y topografía cuando está activado el guiado de destino del sistema de navegación.